Globered
Consigue tu propia página web
0 0 0

Las mil y una posibilidades del fondant: aprende a sacarle partido

Por: Ilitia Toledo | Publicado: 15/09/2016 11:47 |

Hoy en día raro es el que no ha visto alguna llamativa tarta, cupcake o galleta decorada con una pasta de vivos colores que nos hace plantearnos hasta qué punto esos postres son comestibles. Pues bien, todas estas coloridas recetas tienen en común un maravilloso ingrediente: el fondant.

 

¿Qué es el fondant?

 

El fondant es una pasta, en origen de color blanquecino, que se utiliza en un tipo especial de repostería para decorar dulces: tartas, pasteles, cupkakes… Si sois amantes de la repostería creativa en el fondant encontraréis un gran aliado que hará que vuestras creaciones culinarias sean más especiales que nunca.

Si queréis haceros con una o varias piezas de fondant para decorar vuestras recetas aquí se puede comprar a buen precio.

 

 

¿Qué tipos de fondant hay?

 

Existen muchos tipos de fondant según para qué queráis utilizarlo, pero es recomendable que en principio utilicéis un fondant estándar, que os sirva para todo. Aunque hoy en día haya muchos tipos de fondant, todos tienen en común la sencilla receta para prepararlo: agua y azúcar.

 

A continuación os explicamos cuáles son los tipos de fondant más extendidos:

 

  • Fondant líquido: es utilizado para rellenar o recubrir tartas o pasteles ya que, cuando se seca, le da al postre un toque brillante y liso.

 

  • Fondant elástico: está pensado para cubrir pasteles y hacer pequeños objetos de decoración, por ejemplo, para tartas. Con él se consigue un acabado liso y mate.

 

  • Fondant extendido: este tipo de fondant también se puede utilizar para cubrir tartas o galletas, sin embargo esta masa elástica se endurece rápidamente, por lo que tendremos que ser muy ágiles al trabajar con ella.

 

  • Fondant de nubes: este fondant es conocido por ser el menos empalagoso de todos, ya que es considerablemente menos dulce.

 

¿Cómo trabajar el fondant?

 

Lo más importante para obtener un buen resultado con el fondant es amasarlo muy muy bien antes de estirarlo para cubrir o decorar nuestros postres. Si no lo trabajamos bien corremos el riesgo de que se agriete.

 

Es muy importante que el fondant esté engrasado en todo momento; para eso, debemos engrasar bien tanto nuestras manos como el propio fondant, así evitaremos que se pegue a nuestros dedos y se rompa. Otro truco es esparcir un poco de maizena mezclada con azúcar en la superficie donde vayamos a trabajar el fondant.

 

Si crees que tu fondant está demasiado duro y no eres capaz de estirarlo, puedes meterlo menos de 10 segundos en el microondas.

 

Finalmente, una de las características más destacables del fondant es su capacidad para cambiar de color. Si somos principiantes lo mejor sería que no empezáramos con colorantes líquidos, ya que nos pueden licuar el fondant.

Comenta